BAZZ

Nuestro querido cuello largo es el monstruo más sereno donde aquí lo veis, aunque no pare de moverse en el escenario. Él eligió tocar el bajo por su sonido ya que se sentía muy identificado con él. ¿Lo que más le gusta a Bazz?, ¡una magdalena mojada en colacao antes de irse a dormir!